Vacaciones paradisíacas terminan en violación y muerte