Los talibanes, las aterradoras milicias con sed de sangre