decision 2020

Inmigración y Obamacare, las políticas a las que Biden les daría un giro radial

Como candidato prometió derogar la eliminación del DACA y poner fin a la regla de la carga pública, entre otros.

Telemundo

Joe Biden promete llevar a Estados Unidos por un camino muy distinto al que ha transitado los últimos cuatro años bajo el gobierno de Donald Trump, en temas que van desde inmigración, la pandemia de coronavirus y la atención médica hasta el cuidado al medio ambiente y la educación.

El ganador de las elecciones presidenciales promete revertir las políticas de Trump como la eliminación del DACA, el retiro de Estados Unidos del acuerdo climático de París y el relajamiento de protecciones contra la contaminación ambiental.

Aunque Trump quiere poner fin a la Ley de Cuidado de Salud Asequible, Biden propone expandir “Obamacare” al añadir una opción pública para dar cobertura a más estadounidenses.

LOS CAMBIOS QUE HABRÍA EN INMIGRACIÓN

Biden se ha referido a las acciones migratorias de Trump como un “ataque incesante” a los valores estadounidenses, y asegura que “deshará el daño”, al tiempo que mantiene una estricta seguridad fronteriza.

Biden ha prometido que reimplementará de inmediato el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus iniciales en inglés), que les permite a aquellos que llegaron ilegalmente a Estados Unidos siendo menores de edad permanecer en el país como residentes legales. También pondrá fin a las restricciones al asilo que impuso Trump.

También ha dicho que pondrá fin a la “regla de carga pública” del gobierno de Trump que negaría visas o la residencia permanente a las personas que utilizan subsidios públicos como Medicaid y cupones para alimentos o vivienda. Biden estará a favor de congelar por 100 días todas las deportaciones mientras su gobierno estudia la manera de revertir las políticas de Trump.

Este fallo, emitido el día de los comicios, fue el giro vertiginoso más reciente en una batalla legal en torno a la controvertida disposición que, a decir del gobierno de Trump, contribuye a garantizar la llegada de personas autosuficientes al país.

Sin embargo, Biden reimplementará eventualmente la política del gobierno de Obama para dar prioridad al retiro de indocumentados que ingresaron al país ilegalmente y que han sido condenados por delitos o signifiquen una amenaza a la seguridad nacional, a diferencia de la postura de Trump de repatriar a todos aquellos indocumentados que llegaron ilegalmente al país.

Biden también ha dicho que suspenderá las deportaciones masivas y los todos los fondos para la construcción de nuevos muros en la frontera entre Estados Unidos y México.

LOS CAMBIOS EN MATERIA DE SALUD Y OBAMACARE

La ley de atención de salud conocida como “Obamacare” fue el sello distintivo del gobierno de Obama, y Biden quiere construir sobre esa base para brindar cobertura médica a todos.

Crearía una “opción pública similar a Medicare” para competir con los mercados de seguros privados para dar cobertura a los estadounidenses en edad laboral, además de aumentar los subsidios de primas que muchas personas ya utilizan actualmente. Familias de clase media tendrían acceso a seguros de salud subsidiados.

Biden calcula que su plan costaría unos $750,000 millones durante los próximos 10 años. Eso deja a Biden entre Trump, quien quiere desechar por completo la ley de salud de 2010, y los progresistas que quieren que el gobierno dirija un sistema que reemplace por completo a las aseguradoras privadas. Biden ve su propuesta como el siguiente paso hacia una cobertura universal, y una que puede ser aprobada por el Congreso.

Randy Serrano tiene la información.

La Corte Suprema, que actualmente tiene una sólida mayoría conservadora, tiene programada una audiencia para el jueves en un caso que impugna esa ley. Como presidente, Biden tendrá que lidiar con las consecuencias de dicha decisión.

En cuanto a los medicamentos con receta, Biden está a favor de un proyecto de ley que le permita a Medicare negociar los precios para los programas del gobierno y para los compradores privados.

Asimismo, prohibiría a las compañías farmacéuticas aumentar los precios a una tasa más veloz que la inflación para las personas que tengan cobertura de Medicare y otros programas federales. También limitaría los pagos iniciales para “medicamentos de alta especialidad” para el tratamiento de enfermedades graves, utilizando como referencia el monto que se paga en otros países.

Biden, al igual que Trump, permitiría la importación de medicamentos de receta, que estarían sujetos a revisiones de seguridad.

Expertos hacen un llamado a no tomar medicamentos sin prescripción. Los riesgos pueden ser muy altos. Un Nuevo Día
Contáctanos