Artemis vs. Apolo: en qué se diferencian las misiones de la NASA a la Luna

Ve cómo se han actualizado el cohete y otros sistemas para la nueva misión Artemis de la NASA.

Cincuenta años desde que el último estadounidense pisó la Luna, la NASA se prepara para regresar a la órbita lunar en la primera etapa de su misión Artemis a largo plazo.

El enorme cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), con la nave espacial Orion en el tope, está programado para ser lanzado el lunes desde el Centro Espacial Kennedy en Florida.

El programa Artemis, llamado así por la hermana gemela de Apolo en la mitología griega, tiene como meta alcanzar nuevos objetivos de exploración espacial mediante el descubrimiento de nuevas regiones lunares y, en los próximos años, eventualmente aterrizar en Marte.

Actualmente se están trabajando en tres misiones Artemis sucesivas. El lunes, si las condiciones lo permiten, se realizará un lanzamiento de vuelo de prueba sin tripulación para Artemis I.

La misión Artemis II está programada para lanzarse en algún momento después de 2024 con un vuelo tripulado a la Luna, llevándolos más lejos en el espacio que nunca.

La misión Artemis III planea llevar a la primera mujer astronauta y al primer astronauta de color a la Luna para pasar una semana realizando estudios científicos en la superficie lunar. Si tiene éxito, Artemis III será el primer alunizaje tripulado de la NASA desde el Apolo 17 en 1971.

Con la ayuda de los cambios dramáticos en la tecnología desde la década de 1970, Artemis tiene como objetivo construir una presencia en la Luna y explorar más profundamente el sistema solar.

Aquí hay un vistazo a cómo se compara esa tecnología:

Los avances tecnológicos de la nave espacial Orion, donde eventualmente se ubicarán los astronautas durante los viajes tripulados, permitirán misiones de mucho mayor alcance, duración y complejidad que la tecnología Apolo.

Tiene 50 % más de espacio habitable que las naves espaciales de la época de Apolo, lo que permite más espacio para la tripulación, las tareas y los suministros. Mientras que Apolo permitió que tres miembros de la tripulación viajaran al espacio por hasta 14 días, Artemis permite que cuatro miembros de la tripulación viajen por hasta 21 días.

Otras diferencias entre Orion y Apollo incluyen características como computadoras de vuelo, materiales compuestos avanzados, piezas impresas en 3D, paneles solares y un escudo térmico mejorado.

Las naves espaciales Apolo y Orion comparten una secuencia de paracaídas similar para los amerizajes, incluidas las altitudes y el tiempo de despliegue. Al igual que Apolo, Orion puede aterrizar de manera segura con solo un paracaídas de frenado y dos paracaídas principales en caso de emergencia.

La principal diferencia es que la mayor masa de Orion requiere paracaídas más grandes. El módulo de tripulación de Orion también pesa aproximadamente 23,000 libras, mientras que Apolo solo pesaba alrededor de 12,000 libras.

Apolo marcó el comienzo de la era de las computadoras y el software, mientras que Orion capitaliza medio siglo de avances informáticos. Estos desarrollos están impulsando el vuelo de prueba no tripulado Artemis I antes de que se lance una misión tripulada, lo que aumenta drásticamente la seguridad.

Conoce aquí las diferentes técnicas (en inglés):

Durante la primera etapa, el cohete Saturno V fue propulsado por cinco motores F1 alimentados con queroseno, cada uno generando 1.5 millones de libras de empuje al nivel del mar, dando al vehículo un empuje de despegue total de 7.5 millones de libras.

Ahora, la primera etapa del SLS está propulsada por cuatro motores RS-25 alimentados con hidrógeno, cada uno de los cuales genera 418,000 libras de empuje al nivel del mar, lo que le da al SLS Block 1 un empuje de despegue total de 8.8 millones de libras.

En el lanzamiento, SLS se convertirá en el cohete más poderoso del mundo, produciendo 15% más de empuje que el cohete Saturno V de Apolo.

Conoce aquí las diferentes técnicas (en inglés):

Contáctanos