Niños abusados por sacerdotes son "mártires": Iglesia

Por primera vez, la Iglesia católica en México pide sancionar a sacerdotes pederastas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Iglesia católica mexicana reconoce a niños abusados como mártires

    Por primera vez la iglesia católica mexicana reconoció públicamente las irregularidades que se han registrado en el seguimiento de casos de pederastía. (Publicado miércoles 5 de abril de 2017)

    Que la penitencia sea de acuerdo al pecado, pide la Iglesia catolica para aquellos sacerdotes que han abusado sexualmente de menores, a quienes por primera vez llamó mártires.

    El acto de contrición fue hecho por el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, quien reconoció que esos niños "son mártires de nuestra época".

    "Víctimas de espectadores silenciosos, del ocultamiento y la complicidad", expresó Alfonso Miranda Guardiola, obispo auxiliar y secretario de la CEM.

    El obispo aceptó, además, que la jerarquía católica ha tratado de manera incorrecta estos casos.

    El representante católico pidió justicia para las víctimas, y a los sacerdotes abstenerse de cometer actos que degraden a la Iglesia y, de hacerlo, enfrentar las consecuencias.

    Jesús Priego es vocero de esta religión en la entidad en donde se registró uno de los mas escandalosos expedientes: el padre Eduardo Córdoba está acusado de haber abusado de por lo menos 20 niñas y niños. Por lo que su congregación vive presa de la vergüenza y el daño que este comportamiento les causó.

    "Les vamos a demostrar que esta lucha es real", dice Priego, vocero del Arzobispado de San Luis Potosí.

    El representante de algunas de las víctimas se mostró esperanzado en que las palabras de Miranda ayuden a castigar a quienes han resquebrajado la inocencia de tantos.

    "Este reconocimiento,  con palabras tan fuertes,  tiene que unírsele a los hechos", señala Martín Faz, abogado de las víctimas.

    Por su parte, Joaquín Aguilar, quien vivió el martirio en carne propia, indicó que ninguna disculpa es suficiente para sanar el mal que les han hecho.

    "Es una burla. Se quieren limpiar", dice Aguilar.

    En tanto, los creyentes siguen rezando y esperan que sus oraciones remuevan la conciencia de aquellos que hoy fueron llamados a no arrastrar a los más pequeños al infierno.