Cráneos de antepasados recuperan su rostro después de 3,000 años